Posts etiquetados ‘Vera Winitzky’

Imprevisto Vera Winitzky

Publicado: 28/05/2013 en relato
Etiquetas:

266Buenos Aires. Noche primaveral de sábado. Iglesia San José de Flores totalmente iluminada y con flores blancas diseminadas por doquier.
Los novios ante el altar mayor frente al cura Fermín. Se escuchan los últimos acordes de la Marcha Nupcial. José Copello, el novio, acaba de dar el SI mirando a su amada.
Con palabras firmes se escucha ahora la voz del cura diciendo a la novia: Elvira Galín quiere por esposo al señor José Copello, en la salud y en la enfermedad, en la pobreza y en la riqueza y le será fiel toda la vida?
Retumbó rotundo y estridente el NO. La novia giró sobre sus talones, rápidamente tiró sus zapatos blancos, tomó la cola de su vestido y salió corriendo de la Iglesia. El novio perplejo miraba a su madre y a su suegra desmayadas. Todos impávidos y alelados. El Cura Fermín se quedó sin palabras mientras los invitados se retiraban sorprendidos. tristes y cabizbajos.

Encuentro por Vera Raquel Winitzky

Publicado: 26/02/2013 en relato
Etiquetas:

agatha_christieTrabajaba muchísimo como profesora de escuela secundaria y con lo ahorrado me
gratificaba viajando a Paris, la ciudad de mi predilección.
Hace muchos años, sentada en la vereda de la Confitería de la Paix, mirando hacia la
calle, veía pasar la gente, a quien observaba. De pronto me pareció ver a una amiga
del alma, que hacía muchos años que no tenía ningún contacto. De inmediato le grité
¡Rulito, Rulito! Se volvió, me reconoció. Y nos abrazamos emocionadas. Habíamos sido
compañeras inseparables ,en la escuela de la Sra. Dryden, en la ciudad luz, donde estudiábamos canto, danza y piano.
Los treinta años habían transcurrido en un soplo. En unos momentos, ya ambas sentadas hablábamos con gran entusiasmo, de todo nuestro pasado olvidado, pero
recordado de pronto.
Vera- ¿Quien hubiese pensado en ese momento de travesuras, que te convertirías en
una escritora mundialmente conocida?.(Le encantaba que le dijera Rulito el sobrenombre de su adolescencia).
R-Yo soy la más sorprendida. Comencé escribiendo mis vivencias diarias y me hizo tanto bien, que comencé a escribir todo lo que me llegaba a mi mente. Así surgieron mis novelas románticas y luego cuentos policiales y detectivescos con inesperados desenlaces.
V- Yo leía todo los escritos tuyos. Me encantaba tu estilo y te recordaba siempre como
la Rulito, con la cual conversaba y hacía proyectos para nuestro porvenir. Teníamos
dieciséis años. ¡La vida tiene muchas sorpresas!
R= Si, yo nunca soñé obtener el premio Doctora Honoris Causa en Letras de la Universidad de Esceter. Ni tampoco tener varios casamientos y divorcios. Soy muy independiente.
V- En ese punto coincidimos. Yo soy separada y viuda. Vivo sola y muy feliz.
R= Dices que leíste todo lo que escribí.
V= Claro, seguí toda tu vida muy de cerca, y tu libro exitoso Asesinato en el Orient
Express lo leí varias veces, pues me encantó.
Me siento re feliz de haberte encontrado siendo tú hoy la autora inglesa, conocida mundialmente como escritora prolífica y una de las más leídas del siglo. Se te
considera muy inteligente con un notable sentido del humor y a pesar de lo que
escribes no sos ni atormentada, ni de siniestra personalidad.
V- Estoy muy orgullosa de ser tu amiga y que recuerdes tan nítidamente el tiempo
vivido juntas en el colegio.
V-¿Cómo te inspiras para escribir?
R: Viajo muchísimo, recorro lugares, y uso como escenarios los paisajes que
me impactan.
V-Realmente me encantó Muerte en el Nilo. Tiene un argumento y unas descripciones que me dejaron anonadada. Fue tu segunda adaptación al cine. Felicitaciones.
R- Como ves hoy soy la gran escritora AGATHA CHRISTIE pero realmente soy la misma sencilla amiga de nuestra adolescencia. Deseo de corazón tener otros encuentros contigo. ¡Tenemos tantas anécdotas que contarnos!.
V- Abracémonos fuerte y bye bye
R- Bye bye.

Un día en la vida de Albert Einstein

Publicado: 29/01/2013 en relato
Etiquetas:

albert-einstein1Esa noche no podía dormir. A la madrugada ya estaba ordenando todos mis papeles con fórmulas, ecuaciones, números, letras adheridos al piso y al pizarrón. Comencé con mis cavilaciones de todos los días. Eso me calmaba. Al mismo tiempo tomé la decisión.
Me separaría, no podía seguir aguantando esos días desastrosos con mi mujer Mileva. Sé que me ayudó muchísimo, buenísima en matemáticas y física. No fue la mujer de hogar que yo esperaba. Como compañera me hizo la vida imposible. Mi enérgica madre me lo había anticipado. Mis dos hijos, que presenciaban nuestras discusiones y gritos eran tristes y el más chico enfermo mental.
Comencé a tranquilizarme recordando a mis tantas amantes y principalmente a mi prima Elsa Einstein por la cual ardía de amor y deseo. La voy a buscar, sé que está separada y cambiaré mi vida . Sólo de pensarlo mi cerebro recibió
un soplo de vida y de futura felicidad. Yo aún soy un físico desconocido
pero ya estoy muy cerca de dar a conocer y ser famoso con la TEORIA GENERAL
DE LA RELATIVIDAD.
Mileva entró de pronto y me dijo gritando:– ¿Qué te pasa, estás completamente loco?
¿Qué haces a estas horas de la madrugada? Me interrumpió mis hermosos pensamientos. Sólo contesté:– No me grites, lo nuestro ya terminó. Llorando a los
gritos se fue de mi vista. Claro, los chicos se despertaron y comenzaron a llorar.
A mi, ya nada de eso me llegaba, como buen judío alemán, lo decidido era lo que
haría y mi vida tendría otro rumbo.

corazon-rojoSoy Leonor, me casé muy joven y muy enamorada de Dani. Durante los dos años de noviazgo siempre me demostró un amor romántico, amoroso,  a veces surgían discusiones  por celos, sin motivos reales.

Nuestro matrimonio, al principio fue tranquilo, pero a medida   que pasaban los meses aparecíeron  los problemas.  Estaba  educada para no separarme  y toleraba muchas situaciones, que me amargaban . No le gustaba el trabajo  y cambiaba muy seguido. Vigilaba mis salidas y me controlaba en  todo momento. Yo,  trabajaba todo el día, para llevar adelante el hogar. Siempre, cualquier motivo, era una pelea.

Asi, con mi sufrimiento constante pasaron los años y tuvimos dos  hijos hermosos  Adriana  y David que ahora tienen seis y un año y medio. Últimamente mi única salida, una vez por semana, era ir a la peluquería para arreglarme mi rebelde cabello y donde me encontraba con algunas amigas.  El peluquero, siempre era muy amable conmigo y nos hicimos amigos. El tenía cuarenta y ocho años y yo veinticinco. Conversábamos de temas variados y le conté algo de la triste vida en mi casa. José ,el peluquero me miró fijamente a los ojos y me dijo: yo te puedo ayudar con mi gran experiencia de vida.  Huérfana completamente de amor  y solo dedicada al trabajo y a mis queridos hijos acepté su amistad  oculta y reservada.  José, era viudo y teníamos encuentros furtivos amorosos , apasionados y eróticos, en su departamento.

En mi casa la situación era muy difícil, la peleas continuas y cada vez más escandalosas. Dani comenzó a trabajar en una escuela como cuidador y siempre llevaba un arma como se acostumbra en el lugar. Con respecto a mis encuentros con José , los teníamos en los horarios que Dani trabajaba y yo estaba tranquila y feliz.

Pasaron así tres meses y de pronto, vi muy asustada en la peluquería, entrar a Dani impávido  fuera de sí, con ojos enloquecidos.  Apuntó a José con su revólver y con gran puntería le pegó dos balazos certeros. Mis fuertes gritos y los de todas las mujeres se escucharon desaforadamente. Sé que sentí dos impactos en mi cuerpo y un dolor desgarrante…

DANI KOSLOV DE  31 AÑOS  LLAMO DE INMEDIATO A LA POLICÍA  Y SE ENTREGÓ

CABIZBAJO, LLOROSO Y RESIGNADO.  SERÁ JUZGADO POR  EL ASESINATO DE DOS

PERSONAS CON PREMEDITACIÓN Y ALEVOSÍA.

25656

Aquella triste mañana del 21 de marzo de 1982, escuchando la radio, quedé inmóvil al saber  que nuestro país había invadido las Islas Malvinas. Todos conocíamos el problema,  pero nunca pensamos en una guerra con una potencia mundial como Gran Bretaña.

En esa época estábamos de preparativos para mi casamiento con Leo. Yo lo adoraba. Éramos vecinos y nos enamoramos apasionadamente. Siempre gran amante  que me mimaba con sus besos y el frenesí de sus caricias.

La tristeza, fue invadiendo a todos los pacíficos habitantes y las noticias de enfrentamientos armados eran terroríficas. Comenzaron a llegar las citaciones a los reservistas y las familias  sufrían  con las despedidas de los hijos que iban combatir en el  sur.

Ante el gran temor de recibir el llamado, Leo y yo no nos separamos ni un sólo instante.  Vivimos esos inolvidables momentos de amor ardiente gozando como si cada encuentro fuera el último. Y la terrible carta llegó y la despedida con lágrimas y sufrimiento  de todos y mi amargura con malos presentimientos.

Pasaron dos meses, las comunicaciones eran casi nulas. El 2 de mayo los ingleses hundieron el Crucero General Belgrano, muriendo gran parte de la tripulación. Yo presentía que Leo estaba en ese navío.

Fue una verdadera catástrofe donde mi tan amado desapareció bajo las aguas.

La guerra se perdió y cayeron muchos jóvenes que ahora tienen su última morada en las islas.  Entre ellos está el gran amor de mi vida, que a pesar de todos los años transcurridos sigue ocupando un lugar de privilegio en mi corazón y  nunca se borrará de mis recuerdos.

Reencuentro por Vera Winitzky

Publicado: 04/12/2012 en Epistolas
Etiquetas:

 Israel, Octubre de 2012

Mi  tan querida Mery:

Después de quince años, y estando siempre viva en mi mente, te vi por casualidad. Recordé nuestro gran amor imposible de juventud. Yo, Rubén de dieciocho años, en quinto año del Hipólito Vieytes y vos el primer día de clase, luciendo tu excitante belleza, como profesora de inglés.

Fue vernos y enamorarnos locamente, a pesar de lo prohibido. Vivimos  momentos inolvidables de una pasión incontrolable, hasta que aquella noticia que mis padres me dieron me cortó el aliento. La tristeza nos invadió a ambos. Ya no podríamos estar juntos. No sabía cómo iba a sobrevivir sin tus besos, tus caricias. Nuestra despedida quedó grabada a fuego en mi mente. Tus palabras diciéndome: no te vayas Rubén.

Mi pensamiento aquí en Israel, siempre fue el de volver a verte y retornar a esa unión que quedó grabada a fuego en mi mente.

De repente el milagro ocurrió, invitado a esa feria del libro en Raanana te vi y ese milagro tan deseado se produjo. Como aquella vez, volví a quedar impactado por tu belleza. Mery de mi corazón, VOS EN ISRAEL. Llevo en mis oídos tu susurro al encontrarnos: Rubén, sos el verdadero y eterno amor de mi existencia.

Mary, ya nuestros encuentros no serán furtivos. Viviremos esta unión plenamente de cuerpo y alma.

Te ama,

Rubén